¿Debe tu esposa(o) saber cuánto ganas?

Esta es una pregunta que me gusta hacer en mis seminarios ya que su respuesta es bastante predecible. Las mujeres suelen hacer una cara de cierto temor e ironía, mientras que nunca ha existido una sola ocasión en la que no haya un hombre que grite con fuerza “por supuesto que no”.

A este respecto, me gustaría compartirles mi experiencia personal y lo que la vida me ha enseñado sobre el tema:

Antes de casarme mi padre QEPD quien también era mi mejor amigo me dijo: “hijo mío: nunca le digas a tu esposa cuanto ganas”. Mis padres estuvieron casados por casi 35 años y durante ese tiempo mi mamá nunca supo cuánto ganaba mi papá. Mi padre solía decirme: “si tu mamá supiera cuanto gano se lo gastaría y se lo regalaría a su familia”. Cuando mi papá falleció súbitamente a sus 57 años, mi mamá se encontró al frente del negocio familiar con cero experiencia en los negocios. Nos ofreció a sus hijos el hacernos cargo del mismo, pero todos teníamos nuestra propia vida y ocupaciones económicas y la más pequeña de mis hermanas tenía solo 16 años. De buenas a primeras tuvo que hacerse cargo del negocio y con solo unas pocas asesorías básicas de sus hijos se lanzó a la aventura de ser empresaria. Hoy, 12 años después, puedo decirles que mi mamá, ni se gastó el dinero (al contario, tiene un buen nivel de ahorro), ni se lo regaló a su familia.

Hoy me siento orgulloso de decir que mi mamá lo ha hecho muy, muy bien. ¿Por qué mi papá no quería decirle cuanto ganaba? Mi teoría va en dos sentidos: 1.- porqué creía que ella no era capaz de administrarlo bien y 2.- porque no confiaba lo suficientemente en ella.

En nuestro mundo actual, en que la mayoría de las parejas comparten actividades económicamente productivas, es muy común que los esposos no se comunican sobre cuánto gana cada uno de los dos. Es común decir: Tu sueldo (el del hombre) es para pagar los gastos de la casa y el mío (el de la mujer) es para mis gastos.

Quiero aquí invitarte querido lector(a) a hacerte una pregunta: ¿Cuándo ustedes se casaron no decidieron ser “Una sola cosa”? Formar la sociedad más completa y perfecta que hay ya que no solo comparten bienes económicos sino sentimientos, desvelos, afanes, y el fruto de su amor (los hijos). ¿Por qué entonces no compartir algo tan importante como los ingresos de la familia?

Una respuesta genial que suelen decirme mis participantes es: “A las mujeres ni todo el amor ni todo el dinero”. OK. A eso les cuestiono lo siguiente: ¿A quién prometiste amar y respetar todos los días de tu vida? ¿Por qué no Todo el Amor? Quizá porque no sabemos lo que significa Todo el Amor. Dar todo el amor no significa sumisión incondicional, no significa aceptar todos los caprichos del otro, significa dar cada día lo mejor que tienes, aceptar los defectos del otro, perdonar sin límites etc. No me digas que para honrar ese refrán le das a tu esposa el 100 % de tu amor de lunes a viernes y el sábado y domingo solo le darás el 30 % de tu amor pues el resto es para otras cosas. Todo el amor no significa renunciar al amor a ti mismo (hay que amarse primero a si mismo de una manera equilibrada para poder amar a otros) sino dar lo mejor que tienes en beneficio de quienes están a tu lado.

Entonces ¿Qué onda con Todo el Dinero? Creo que el problema principal no es que tu esposa o tu esposo sepan cuanto ganan, sino que no confían el uno en el otro y no han creado un plan financiero “de los dos” que incluya un presupuesto de gastos, ahorro e inversión.

¿Crees que tu conjugue se va a gastar todo lo que ganan? Posiblemente sí, si no está enterado(a) de lo que se gasta en casa y de las necesidades que hay. ¿Tu esposa(o) no quiere ahorrar? Quizá porque no está viendo ningún beneficio en el ahorro, quizá porque para lo que tu quieres ahorrar no es algo importante para ella(el). Si tu conjugue es tan tonto para manejar el dinero ¿Para que te casaste con él (ella)?

No quiero con esto decirles que hacer un plan financiero va a ser algo fácil. Va a costarles discusiones y diferencias sobre como cada uno vez el dinero y su futuro. Si, pero vale la pena. Comiencen por sus sueños, sus metas, sus anhelos. Respeten que a lo mejor para él es un sueño ir a un partido de la Champions en Europa como quizá para ella es un sueño regalarle a su mamá cierta cosa o comprarse por única ocasión una cierta bolsa o un cierto vestido. Hablen de sus sueños en conjunto: conocer “x” lugar, darles a sus hijos un departamento para cuando se casen etc. Hablen de cómo se ven de viejos y también de en que les gustaría gastar lo que ganan. En otro artículo les daré más detalles sobre como hacer un presupuesto personal y familiar, pero quiero cerrar con esta idea. Si no quieres que tu esposa(o) sepa cuanto ganas muy probablemente es que no confías en él o ella y no han hecho un plan financiero en conjunto.

Como decía líneas arriba, aunque costará trabajo te puedo apostar que será una de las experiencias más enriquecedoras que como matrimonio van a compartir y además les evitará en el futuro muchos pleitos sobre la forma en que cada uno usa el dinero. Recuerden que son una sola cosa en todo incluyendo en sus finanzas.

Un abrazo.

Un comentario sobre “¿Debe tu esposa(o) saber cuánto ganas?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: